LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

7 tips para olvidarte de las dietas

La palabra dieta significa privación, culpa y castigo, ¡satanización de la comida! Estando a dieta, empezarás a desear justo eso que no te está “permitido” comer.

¿Cuántas veces te has puesto a dieta?

Mi lema principal es que las dietas no funcionan. Yo no creo en fórmulas mágicas, ni en dietas de choque. El objetivo es trabajar día a día, poniendo tu grano de arena para lograr tus objetivos.

Si un día te “sales del camino”, no hay problema. Mañana regresas.

Tienes que aprender a escuchar tu cuerpo y dejar de culpar esos deseos de comida por uno u otro sentimiento que quieres cubrir.

¡No tengas miedo! Tu cuerpo es muy sabio. Lo único que debes de hacer es seguir estos pasos:

  1. Come cuando tengas hambre. Aprende a escucharte, aprende a identificar cuando el hambre es real, no por que quieras cubrir ese hueco que sientes causado por algún sentimiento, por una pena, por la falta de un ser querido, por soledad o por varias otras razones.
  2. Come sentado en un ambiente tranquilo, armónico y amigable. Date el tiempo de comer y de hacer un ritual de ese momento en que ingerimos los alimentos, los saboreamos, los hacemos parte de nuestro cuerpo. No comas frente a tu computadora, ni manejando. Dale relevancia a este arte que es comer.
  3. Come sin distracciones. Enfoca tus cinco sentidos en disfrutar tu alimento y en asimilar cada bocado que masticas, en observar los colores, en sentir las texturas, en escuchar lo crujiente, en oler los aromas y en saborear lo ácido, salado, dulce o amargo de tu platillo.
  4. Come únicamente cuando tu cuerpo quiera. Te pido que analices las señales que te da tu cuerpo cuando te muestra lo que realmente quiere.
  5. Come hasta que estés satisfecho.
  6. No comas solo. Come con la intención de estar a la vista de otras personas.
  7. ¡Come con gusto! ¡Fuera culpas! ¡Come con placer.

Ahora bien, probablemente te de miedo leer que  las dietas no funcionan y que te dejes llevar por lo que tu cuerpo te pida. ¿Pero sabes? Si comes comida de verdad, comida real, no tendrás que preocuparte por esto.

Y ¿a qué me refiero con comida real o verdadera? La comida verdadera es todo aquello que no es procesado, que no tiene químicos añadidos, que no está congelado o enlatado, que NO es light, y que la naturaleza nos lo ofrece sin empaques, sin campañas de mercadotecnia de millones de pesos.

¡No estoy tratando de prohibirte nada! Lo que quiero recomendarte es llevar el balance 80/20. El 80% de tus alimentos que sean reales o no procesados, y el 20% restante pueden venir de alimentos procesados, tratando de llevarlo al ideal del 100% de comida verdadera.

La comida verdadera generalmente es local, estacional y hecha en casa.

La comida verdadera tiene dos características:

  1. Es antigua, por que se consume desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, la mantequilla, que venía de vacas alimentadas de pasto, que paseaban y no estaban encerradas e inmóviles. En contraste, la margarina no es un alimento real. Es una invención moderna que proviene aceite vegetal hidrogenado y solidificado. Para hacer aceite vegetal, se tiene que llevar a cabo un proceso químico ya que no es natural extraer aceite de los vegetales, como el maíz.

Otro ejemplo es la soya. Los asiáticos han consumido soya fermentada desde hace siglos como miso, tofu y salsa de soya. Si la soya no es fermentada, no es apta para el consumo humano. Actualmente la mayoría de los alimentos procesados contienen soya no fermentada, como las barritas de cereal que creemos tan sanas y bajas en calorías.

  1. Es tradicional, lo que significa “la manera en que solíamos comer”. Algunos ejemplos son frutas y verduras locales y estacionales, granos enteros y aceites no refinados.

Los alimentos procesados o industriales son lo opuesto a la comida real o verdadera. La comida verdadera es antigua y tradicional mientras los alimentos procesados son recientes y sintéticos.

Comiendo más comida de verdad y menos procesado te puedes olvidar de contar calorías y porciones.

Alejandra Rubiralta, Health coach VitaminAmor
Cofundadora de Juice by hand www.juicebyhand.com
UA-46250580-1
%d bloggers like this: