LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

‘Black Mirror’: una serie grotesca, incómoda e increíble

Seguramente sus feeds, igual que el mío, están atiborrados de publicaciones de ‘The Walking Dead’. Hace algunos meses, lo mismo pasaba con ‘Game Of Thrones’. Sin embargo, somos pocos los que estamos obsesionados con ‘Black Mirror’, serie británica de ciencia ficción cuya tercera temporada se acaba de estrenar en Netflix.

Netflix recientemente compró los derechos de la serie de Endemol y entiendo por qué. Las dos primeras temporadas tienen tres capítulos -sin contar el especial de navidad que se añadió a la segunda temporada- y la más reciente cuenta con seis capítulos. ‘Black Mirror’ no es seriada, es decir que puedes ver los capítulos en desorden porque cada uno tiene su propia historia. No obstante, la constante es la tecnología y el eje de gravedad es la atrocidad del ser humano.

Todos los capítulos están situados en un futuro próximo. Esta me parece una de las características más destacadas de ‘Black Mirror’: la ciencia ficción es impecable, así como el diseño de arte. La dirección es precisa, aunque creo que a veces está un poco sobre actuada. Para mí, lo mejor de la serie es el guión. Los personajes están creados de forma redonda y las historias, además de ser muy originales, generalmente te tienen preparadas vueltas de tuerca que jamás hubieras advertido.

Enrtonces, ¿por qué ‘Black Mirror’ no es tan popular como ‘Stranger Things’? Yo me atrevo a suponer por qué.

‘Black Mirror’ es una serie que nos muestra una sociedad alienada, cruel y apática. Sí, cada capítulo muestra nuevas tecnologías y aplicaciones que nos permiten ser una comunidad egoísta y enferma, pero al final de cuentas es nuestra propia humanidad la que está podrida. La tecnología sólo es el medio por el que destruimos a los otros. La serie es demasiado incómoda.

Platicando con varias personas que al igual que yo siguen el programa, he escuchado muchas veces el siguiente comentario: “qué miedo, esa realidad no es tan lejana”. Yo creo que situar a los personajes en un futuro cercano no es más que una manera que tienen los realizadores para suavizar un poco lo plasmado. No, no es que “estemos a punto de llegar a eso”, es que ya estamos ahí, ya somos así de crueles y enfermos.

En la segunda temporada hay un capítulo en donde todo el mundo sigue, exhibe y perturba a una mujer por un error que cometió. ¿No satanizamos a una mujer en las redes sociales por besarse con otro hombre en su despedida de soltera? En la primera temporada nos plantean un mundo en el que puedes grabar todo lo que ves con tus ojos y luego proyectarlo para que otros lo vean, ¿no es eso Facebook? En esta última temporada hay un capítulo en el que la gente tiene más privilegios cuanta mayor sea su aprobación por los otros, ¿no es eso lo que hemos construido con las redes sociales en general?

Cada capítulo de ‘Black Mirror’ te deja con un sentimiento de vacío. Todas las situaciones presentadas no son más que hipérboles. A pesar de girar en torno a la tecnología, ‘Black Mirror’ es de las series más humanas que hay. Es así de humana porque así de malvados podemos llegar a ser. A pesar de ser compleja de ver por lo mencionado antes, no puedo dejar de recomendarla. También recomiendo tener un “comic relief” como ‘Bojack Horseman’ o ‘Unbreakable Kimmy Schmidt’ para cada vez que terminen un capítulo.

 

Leave a Reply

UA-46250580-1
%d bloggers like this: