LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

Cuando tienes treinta y no estas casado

Hace poco leí un artículo sobre las mujeres treintonas que aún no se casan, era algo así como: “Tips para sobrevivir una cita después de los treinta”. Sí, existe gente que tiene que “sobrevivir” a una cita y sí, también existe gente que necesita instrucciones para  no sentirse miserable si es que no tiene a nadie después de los treinta. Terminé el texto y pensé   “¿Quién educa a estas personas que, antes de enseñarles a tener una relación con alguien más, no les enseñan a tener una buena relación con ellos mismos?”.

Tengo 31 y no, no estoy casada, pero tengo novio y a mí, al igual que a muchos, me preguntan cosas cómo: ¿Cuándo se casan?, ¿Para cuándo los hijos?, ¿Ya viven juntos? y cuando contesto: “No, ahorita ninguna de las anteriores” todos, sin excepción, me ven con cara de: “A esta pobre le están quitando el tiempo” , lo que me parece muy chistoso, porque en realidad creo que en vez de quitarme tiempo estoy dándome horas extras para crecer, para crear mi propio camino, disfrutar lo bueno, malo y regular que me ponga la vida y aprender a resolver mis problemas sin tener que voltear y preguntar “¿Y ahora qué hago?”.

Curiosamente todas las personas que me preguntan si ya me voy a casar son parte de una pareja que no necesariamente está bien o funcionan como ejemplo; algunas tienen problemas, algunos son divorciados, infelices o excelentes malos ejemplos para llevar una relación. Curiosamente  también, todas las personas que necesitan urgentemente aprender a sobrevivir una cita después de los treinta son personas que, o se dicen muy independientes, transgresores y no necesitan a alguien o de plano buscan el amor en todos lados porque YOLO.

No les voy a decir qué está bien y qué está mal, si quieren seguir sufriendo y padecer cada día de su vida escuchando canciones de Adele me parece perfecto, a mi me gustan los Arctic Monkeys, sólo les compartiré lo que creo.

Creo que las relaciones, las verdaderas y las que sirven de ejemplo, no están hechas de medias naranjas, están hechas de naranjas completas o lo que es lo mismo de personas que no necesitan a nadie para validarse, crecer o tener algo.

“La vida después de los treinta” se ha convertido en una historia absurda en la que, si no estas casado, con hijos, con pareja, con trabajo y con algo medianamente estable has fallado ¿Por qué?, ¿A quién le fallaste? No sé, pero has fallado. Contestar cosas como: “No me voy a casar ahora” es casi igual que decir “No tengo novio” y me parece una estupidez, principalmente porque construir una relación contigo mismo es mucho más complicado que jugar a la casita a los 25 y divorciarse a los 30.

Buscar el amor  porque “ya estas en edad” es igual de tonto que ponerte a dieta en Noviembre para comer todo lo que quieras en Diciembre, eventualmente no funcionará y la decepción y frustración será mayor al final.

Para los que se preocupan por no estar casados, dejen de preocuparse, el amor llega cuando tiene que llegar y si no llega es porque así debía ser, si, así, sin culpables ni nada. Tendemos a creer que si la gente no se nos acerca es porque hay algo mal con nosotros y no es cierto, muchas veces la gente no se acerca por miedo a perder, por flojera o porque no se les da la gana y eso no tiene nada que ver contigo y la horrible persona que crees ser.

Estar sin pareja no es sinónimo de estar solo. Estar sin pareja es simplemente no haber encontrado a la persona con la que quieres compartir tu último sorbo de café, tu canción favorita o no haber encontrado a alguien en quién confíes lo suficiente como para dejar la educación de tus hijos en sus manos. Ahora, que si se quieren casar con alguien que medio le sepa, medio pueda, medio te quiera y medio te proteja, pues ese ya es su problema.

Yo sé que para cada uno de nosotros la felicidad se traduce en cosas distintas y con eso no me voy a meter, pero si me gustaría dejar de leer textos sobre lo horrible que es tener treinta y no estar con alguien y empezar a leer sobre las experiencias que hace la gente para ellos mismos, experiencias que  inspiren a los demás a salir y exponerse ante el mundo tal y como son, disfrutando de todo sin necesidad de quedar bien con alguien. Un concierto, una exposición, una comida, un viaje a un lugar que jamás hayan visitado, créanme que cualquier cosa es mejor que tener ocho horas a Adele en repeat.

Leer el nuevo manual de Superación Personal para Quedados de la Cosmo no te servirá de nada; si lo necesitas entonces lo mejor es pasar más tiempo contigo mismo  ¿Por qué? Porque aún no eres una naranja completa, porque para saber estar con alguien hay que tener un poquito extra de todo para poder compartirlo y no estar pidiendo prestado.

 

 

 

UA-46250580-1
%d bloggers like this: