LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

Diseño con D de: Do it yourself

La moda del DIY (hazlo tú mismo) que ha invadido nuestra actual biblioteca de imágenes padres e ideas maravillosas que pocas veces resultan en un final feliz (Pinterest), ha venido cada vez a más.

Pero el aura detrás de esta “forma” de hacer las cosas no es un pasaje transitorio en el oscuro y tenebroso mundo de las “tendencias”.
Diseñar,construir, reparar, restaurar o revivir por propia mano una mesa, una lámpara, una silla, un sillón o unos simples cojines, no solo puede ser una tarea entretenida y divertida para los que tienen un poco menos de habilidad que algún maestro de sushi, sino que también responde a una necesidad, en estos tiempos, estética más que otra cosa.

En un principio, el movimiento DIY (un poco neoyorquino, un poco europeo) buscaba el reciclaje eficaz y estético de ciertas piezas que podían ser revitalizadas de alguna forma, ya sea cambiando su apariencia o modificando su uso original. Pero esto no quiere decir que ahora te daré tips para volver ese viejo WC color mamey que tienes en tu depa en una maceta “monísima”.

Como en todo, pero más importante en diseño, el hilo central del problema es encontrar ESE punto medio de balance que lograra traer “equilibrio a la galaxia” (chiste cultísimo).

Y he aquí lo divertido.

Ese punto medio y de equilibrio del cual me refiero, no te lo enseña nadie en ninguna escuela de diseño o en ningún diplomado de Arquitectura de Interiores.
Después de años trabajando en el ramo, sobretodo habitacional, me he dado cuenta que el usuario y los clientes, habitan el espacio justo en el momento que les entregas el primer boceto. Aquí es donde entra, sin saberlo, el DIY.

Las personas hacen combinaciones que resultan muy interesantes. Elementos que tenían en sus antiguos departamentos o que encontraron en una caja y que se llevan más que bien con la “frescura” de su nuevo depa. Ese punto medio, queridos amigos, se llama: Buen gusto.

No existen reglas, tablas, buenas o malas ideas en diseño. Todo es cuestión de buen gusto y claro, de sensatez y sencillez. Pero estos términos son tan ambiguos como la segura respuesta de Kim Kardashian a la raíz cuadrada de 2. Simplemente imposible de definir.

El secreto del buen diseño, por lo que trabajamos los Arquitectos e Interioristas todos los días (los que realmente amamos la profesión) es diseñar fuera de la tendencia, buscar lo más atemporal posible y lo que sea vigente por su calidad y no por su espontaneidad. Eso no significa que estoy del todo en contra de las “tendencias” o lo trendy, sería irresponsable y más que cerrado de mi parte hacerlo. Mi posición es menos extremista, tomar y usar lo esencial.

Un alemán hace muchos años dijo: Less is more.
Vean, visiten, busquen, compren, analicen, consideren, váyanse como gorda en tobogán, siempre y cuando el proyecto que vayan a hacer, así sea comprar una lámpara vieja, una silla, o algo tan simple como colgar un cuadro, los enamore.

El diseño es eso y no así querer un muro verde solo porque en AD y en Pinterest lo ven todos los días.

Leave a Reply

UA-46250580-1
%d bloggers like this: