LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

El fin de Yayoi

La obsesión Infinita de Yayoi Kusama nos tocó a todos aunque sea por rebote. Quienes no fueron seguramente fueron spameados por la mitad de sus amigos en Instagram con fotos del Obliteration Room y quienes fuimos aprovechamos nuestros 20 seg dentro del cuarto para tomar más de una foto que obligadamente subimos a todas nuestras redes.

Sinceramente me cuesta mucho hablar de arte no por que no tenga un punto de vista sobre éste si no porque es tan subjetivo que siempre, sin importar nada, alguien va a salir rasguñado después de una “crítica objetiva” sobre X exposición así que no daré mi crítica sólo algunas ideas.

Para muchos cuatro horas de fila no valieron los 30 min de recorrido contrastantemente para muchos otros fue un sueño hecho realidad, “Son focos con espejos” dijo alguien que estaba frente a mi “Son sus pensamientos” contestó su acompañante. ¿Quién está bien? No sé, supongo que todo es cuestión de enfoque. Lo que sí sé es que sin importar nada el hype por ver la obra de Yayoi Kusama nos llenó, sin querer, de esa obsesión infinita de la que tanto habla y con la que ha trabajado durante los últimos años, nos obsesionó tanto que dejamos todo por hacer filas de cuatro horas en temperaturas no adecuadas. Sólo para que se den una idea las entradas empezaron con aproximadamente 1,000 visitantes diarios y terminaron con 3,600.

¿Y las mil y un selfies? Pues nada, al parecer para algunos era súper irritante ver fotos de sus amigos en el Obliteration Room pues miren ¡Es para eso! Tienes 20 segundos para tomarte fotos entre los pensamientos fálicos de Yayoi  (antes de entrar te advertían “Preparen cámaras” ) y así tomabas tus fotos y tenías  toda la tarde para subirlas  con el filtro adecuado a Instagram sin pensar que en realidad tu foto es la representación artística de los problemas sexuales de Yayoi. ¡Ya está! Así que ni se enojen, si, es arte y hay que sentirlo pero también hacerlo popular pues al final es lo que todos los artistas quieren, que su obra sea vista por el mundo entero ¿No? O bueno, por lo menos es lo que Yayoi quiere, de lo contrario se prohibirían las fotos de sus instalaciones.

Sinceramente antes de todo el “hype” por la exposición me daba un poco de coraje saber que había gente que iba sin saber ni la mitad de lo que era y había hecho la artista, supongo que  mi snobismo se fue cuando me di cuenta que en vez de estar  clavados en sus smartphones la gente entraba a un museo. Aunque aquí lo importante es no dejar de hacerlo y que no sea cuestión de un nombre que causa filas interminables si no de la curiosidad que nos debe invadir para descubrir algo nuevo nos guste o no.

”Si la gente disfrutara el resplandor de la vida a través del arte y la moda, podrían dejar de pelear o sentir ira”. Yayoi Kusama

 

Leave a Reply

UA-46250580-1
%d bloggers like this: