LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

EL REY DEL PAVO

La nostalgia puede ser un enemigo íntimo, pero solo a veces se convierte en tu mejor aliado.

Este sábado, recurrí a ese sentir nostálgico.

Mi papa trabajo durante años en Palacio Nacional. En ese tiempo (entre el 89 y el 94), me llevaba de vez en cuando con él al trabajo.

Recorrer las calles del Centro Histórico de niño es algo mágico, algo que no se te olvida fácilmente y en aquellos tiempos más parecidos al medioevo, los colores, formas, sabores y sonidos que el primer cuadro de la ciudad emanaban, generaban un extraño sentir.

En la calle de Palma se encuentra un cachito de historia, de esa historia que hice muy mía y que siempre trato de recordar.

El Rey Del Pavo es uno de mis lugares favoritos. Es una lonchería simple y sencilla que hace querer vivir ahí.

Su especialidad, como el nombre lo dice, son tortas y tacos de pavo. Guajolote para nosotros los mexas.

Todo comienza con una cerveza fría, una sopa de ajo, a la vieja usanza de cantina, y una torta de pechuga de pavo, con guacamole y un poco de chorizo (elemento especial que hace que todo se vuelva poético).

Después de un par de estos bien armados argumentos culinarios, pides un flan napolitano y tu día será un poco mejor.

La pechuga es simplemente perfecta y todo es preparado en casa. Las aves, son nacionales y siempre lo han sido.

El Rey Del Pavo en 1910, y aunque ha cambiado de ubicación, se mantiene como un restaurante familiar y es ahora uno de los lugares más famosos para disfrutar de una buena comida sabatina. Don Carlos Moreno, nieto del fundador, lo mantiene desde 1943 como uno de los obligados del rumbo.

Salí del lugar y recordé que en la esquina existió un Woolworth, al cual me llevaba mi papa después de comer para comprar algún juguetillo.

Ese tipo de cosas es lo que me hace recordar comer algo en este lugar. El sabor, el sonido y el aura del centro no solo me recuerda lo bien que sabían estas poéticas tortas, si no que me hace recordar lo bien y bonito que lo pasaba cuando mi papá me llevaba al centro histórico.

Leave a Reply

UA-46250580-1
%d bloggers like this: