LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

Lomography

En la década de los 60’s,70’s y 80’s, algunas naciones comunistas, o más ligadas con esa ideología, tuvieron a bien crear cámaras fotográficas de bajo costo que pudieran ser los caballos de batalla de sus habitantes, esto debido al cierre comercial con occidente.

Esto, a grandes rasgos y a manera de resumen, resultó en la creación de tres de las más famosas cámaras “low-fi” de todos los tiempos: LOMO, Holga y Diana.

La primera, Lomo LCA, era una cámara de fabricación soviética (rusa) de plástico de 35mm con más fallas que aciertos. La segunda Holga, era de fabricación china y se vio por primera vez en 1982 usando un rollo de 120mm de formato medio. Era una de las más básicas del mercado. La tercera, Diana, también de fabricación China, fue introducida en 1962 y era muy parecida a la cámara Holga en cuanto a especificaciones.

Lo que las tres cámaras compartían y comparten son los cuerpos de plástico, los lentes de mala calidad y una simpleza que las hacia cámaras baratas y prácticamente desechables.

Eran menospreciadas en todo el mundo por su mala calidad y jamás podrían ser comparadas con una Canon, Nikon, Pentax o Leica ni por error.

Pero todo lo “chafa” en algún momento alguien lo ve como una potencial fuente negocio. Así que un consorcio austriaco  Lomographische AG, compró los derechos de estas cámaras y en 1994 las lanzó al mercado bajo el nombre “Lomo”.

Crearon una comunidad en Viena destinada a la transmisión del mensaje y a la venta de las cámaras.

Para los 2000’s, la lomografía se convirtió en un estilo de vida (potencializado por el nicho hípster creciente en Europa y América).

El concepto, idea y cariño detrás de estas cámaras (y todas las que han desarrollado desde entonces) es simple: La sorpresa.

Los puristas de la foto análoga dirán que son errores, pero los que tenemos y usamos cámaras lomográficas creemos que el encanto está en el error.

Los componentes son de baja calidad, las cámaras no están selladas y los lentes son horribles, pero esto es lo que genera el aura simple y único de una fotografía LOMO.

La luz se cuela, a veces haciendo efectos extraños o echando a perder tu rollo, el enfoque es mínimo lo cual produce imágenes que a veces se tornan un “collage”, los contrastes son altísimos y la saturación de color es algo mágico y como olvidar la “doble exposición”.

Lo que realmente me atrae de todo esto es el “proceso” de la foto, te dejas de preocupar de la imagen en sí y le das más importancia al “momento”. Tratas de no ver las cosas por la mirilla y sólo disparas desde la cintura, sin saber que pasará, después, te sientes cual niño al abrir un regalo en navidad cuando vas a revelar tus rollos.

La sensación es única, exactamente igual que los productos, y todo gracias a estos austriacos que no dejan morir la foto análoga y que lo transforman en algo que para muchos esta “mal” y para personas como yo: ES PERFECTO.

www.lomography.com

 

Leave a Reply

UA-46250580-1
%d bloggers like this: