LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

Madchester

Antes que cualquier cosa, den play al link de arriba. Dara un poco de ambiente.

Hace treinta y tres años (escrito en letra por qué es lo correcto) el mundo vivía en el año de 1982.

¿Neta?

Si, así empiezo este post. Simple, y sin las frivolidades ocasionadas por los datos como que la Unión Soviética seguía siendo la idea perfecta para mucha gente, o que se desarrollaron la Copa del Mundo de España, o que Miguel de la Madrid era elegido presidente en México.

Esas cosas no importan para nada.

Lo que realmente importó en ese año se resume en un nombre: Tony Wilson.

Tony Wilson era un presentador de noticias locales en Manchester, trabajo que todo mundo quiere en un Reino Unido deplorable.

Manchester era como Toluca. Si no me creen, acudan a nuestro amigo Google.

Tony Wilson decidió impulsar a un grupo de músicos que no tenían mucho futuro, invirtió tiempo, dinero y creyó en un proyecto el cual parecía destinado al fracaso. Así fue como nació Joy Division, que luego se convirtió en New Order, Durutti Column, Happy Mondays entre otros ahora iconos de un movimiento.

Con el auge de “nuevas bandas”, en este apocalíptico y semi-mexicano 1982, New Order (renombrado luego del suicidio de su vocalista Ian Curtis) junto con Tony Wilson, decidieron crear una “catedral” para lo todo lo que se avecinaba.

(Fac 51) The Hacienda

La epitome de la cultura rave, de la música electrónica para el público en general. Citando la película de 2002 “24 hour party people” (novela/documental/comedia sobre todo lo que les platico):

“Es aquí cuando hasta los blancos bailan. El público no le aplaude al interprete, o a la música, le aplaude al médium. Bienvenidos a Manchester y a la era del DJ”

Fresco, nuevo, renacentista. Manchester se volvió en la capital “avant-gard” gracias a un puñado de personas que no querían morir tristes en una ciudad que parecía salida de las cloacas medievales romanas.

Todo funcionó a la perfección hasta 1997, cuando The Hacienda tuvo que cerrar sus puertas debido a las deudas que tenía. La gente consumía drogas y aunque Tony Wilson lo intentó, el gobierno jamás permitió que se vendieran de manera legal.

Así que el legado y el mito quedó. Factory Records, New Order, Peter Savielle, Tony Wilson y compañía quedaran como precursores de algo. De algo que ahora que lo pienso, necesitamos urgentemente. La Ciudad de México necesita de una The Hacienda, necesita de un movimiento que rompa con el pragmatismo de una industria decadente.

Tony Wilson murió en 2010 pero le damos gracias.

Long live The Hacienda.

Leave a Reply

UA-46250580-1
%d bloggers like this: