LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

No son luchas ni futbol: al cine se va a ver películas

Lo reconozco, soy un poco neurótico. Me pone muy de malas ver una película con alguien que está más atento a la pantalla de su celular o que habla sin parar. Si estoy en mi casa, puedo tolerar las interrupciones hasta cierto punto, pero lo que me pone muy mal es cuando suceden en el cine. También puedo entender cuando alguien espera una llamada urgente o hace un comentario a su acompañante en voz baja, pero he llegado a la conclusión de que en México no tenemos la cultura de ir al cine como se debería.

Lo primero que no soporto son las eternas lucecitas emanadas de las pantallas de los celulares. La vista humana, en la oscuridad, es naturalmente guiada cuando se presenta una luz por la misma. Por eso la sala está oscura, para que prestemos atención fácilmente a la pantalla de la sala. Es una cuestión animal, de supervivencia y no tiene mayor ciencia. Por eso cuando la gente saca su celular en una película resulta tan molesto: la vista va directamente hacia ese punto.

Si necesitas contestar mensajes impulsivamente, ¿para qué vas al cine? Es más, ¿para qué ves una película? Lo mismo va para las personas que no paran de hablar en una sala: ¿por qué no mejor van a un café? Yo creo que no es tan difícil hacer un compromiso con nosotros mismos, los demás asistentes y -aunque pueda sonar cursi- con la propia película. Yo creo que muchos mexicanos entienden una sala de cine como un espacio de convivencia y socialización más, como si se tratara del área de comida rápida. Lo que no sé es cuándo nos enseñaron que esto estaba bien.

Una vez me atreví a callar civilizadamente a alguien que había contestado una llamada telefónica en voz alta. Él me contestó que si me molestaba, viera películas en mi casa. Este es otro punto en el que vale la pena ahondar: la experiencia de ver una película en una pantalla de televisión jamás se compara con verla en una sala de cine. El sonido no es igual, la nitidez de las imágenes no son las mismas e incluso hoy en día hay realizadores que utilizan recursos muy específicos para que luzcan mejor en el cine. Nunca va a ser lo mismo ver ‘Interstellar’ en el cine que en tu casa.

No sé en qué momento nos enseñaron que ir al cine es equivalente de pasar un buen rato con amigos o familia a costa de los demás. Divertirnos al lado de la gente que queremos es muy válido, pero no debería ser tu prioridad en el cine. Hay quienes -y comienzo a pensar que somos la minoría- vamos al cine a ver películas, por extraño que se lea. No entiendo por qué es tan difícil entender precisamente eso, que al cine se va a ver películas.

Leave a Reply

UA-46250580-1
%d bloggers like this: