LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

Por qué odian Zsona MACO

Así, como cada año empieza Zsona MACO y también así, como cada año, empiezan las quejas de todos los artistas, arquitectos, galeros y uno que otro curador de arte que conozco ¿Por qué? Porque a todos les indiga tremendamente encontrarse con una feria de arte que reúna a todo el jet set mexicano en una sala para ver y, en algunos casos comprar, arte que no entienden.

Creo que lo peor que le puede pasar a las personas es no estar en contacto con el mundo y cuando hablo de “el mundo” me refiero al arte, que al final del día siempre resulta tener un significado diferente para cada uno de nosotros, así que, desde mi punto de vista, las ferias de arte no son tan mala idea, por el contrario, creo que es mejor ir a Zsona MACO que ir a un concierto de Pitbull.

Yo voy todos los años ya sea porque me invitan o por el simple hecho de ver con qué me encuentro, platicar con los artistas y algunos galeros y hasta preguntar por precios aunque no me alcance (todavía) para comprar el Liechtenstein que tanto quiero, pero la verdad, a mí también me causaba un poco de conflicto ir y encontrarme con la mitad de la Ibero tratando de sobrevivir a la alfombra de la sala mientras caminan en tacones de 13cm con mezcal artesanal en mano y pelo alaciado;  me molestaba ver a gente pasar sobre el último pasillo a lado de un Calder como si fuera un anuncio de tortillas y aplaudir piezas de arte conceptual que parecieran sacadas de la bodega de mi casa.

Esta vez me dediqué a preguntar para entender tanta indignación y hype al mismo tiempo, así que pregunté a un par de amigos diseñadores y arquitectos  qué opinaban sobre MACO. La mayoría, como era de esperarse, decían que les parecía un circo “El arte se debe comprar de forma silenciosa, es muy personal” me dijo uno de ellos y si, tiene razón, pero aún así, y si este argumento es real, me quedaba insatisfecha con la respuesta pues, regresando a la idea original en la que es mejor ir a Zsona MACO que a un concierto de Pitbull ¿Qué tiene que me vean comprar un cuadro o me vean paseando en tacones entre obras arte?.

Mi novio es hijo de Heriberto Juarez, pintor y escultor mexicano así que mi última pregunta sobre Zsona MACO fue para él, él que no sólo viene de una familia de artistas, también que sabe lo que es y significa trabajar con galeros, vender , crear, conocer, explicar la obra, exportar, inspirarse y hasta juntarse con alguno que otro snob porque “así es esto”.

“Al principio me cagaba, ahora lo entiendo cómo lo que es y no creo que esté mal”  ¿Por qué? Les voy a resumir nuestra plática.

Para empezar, muchas veces los artistas  buscan cosas diferentes, en algunos casos los  lo usan como un simple trámite para presentarse en algún otro lugar (algunos museos para hacer exposiciones exigen al artista haber participado en cierto número de ferias de arte) , sirve para ser vistos por algunos galeros, para que los galeros encuentren nuevos artistas que representar, nuevas piezas que vender, movimientos etc..nada de esto tiene que ver con la gente que va por el puro bluff.

Los artistas hoy día necesitan nuevas ventanas para ser vistos y para internacionalizarse, contrario a lo que la gente crea y por muy silenciosa que pueda o debe ser la compra, todos los artistas del mundo crean para ser vistos y expuestos, lo que se resume a: Todos quieren y deben vender, porque aunque no lo crean ellos también comen tres veces al día.

Ahora, el público, que es lo que a la mayoría indiga. Abraham, así se llama mi novio, me dejó muy claro esto: “El público que va a MACO es otro, punto.” y si,  no es el mismo que “silenciosamente” viaja a España para comprar algo de La Caja Negra o vuela a Nueva York para recorrer todo el Meatpacking Distrcit y encontrarse con artistas emergentes, el público es simplemente otro; ése al que le gusta darse la vuelta por galerías que quizás no sepa pronunciar ni conozca de mano de alguna cerveza o mezcal artesanal y que, para su suerte,  se mezclará con algunos que sí saben, conocen y sólo van a pasar un buen fin de semana a una feria que servirá de benchmark para su próximo viaje en busca de arte.

Me puso un ejemplo claro “Así como hay boutiques, hay tiendas departamentales y  no por eso te indignas…, el público es diferente y ya” pues si, tú sabes si eres de los que compra Margiella de forma silenciosa en su  laboratorio en París o compras la colaboración  con H&M, compras Chanel en la tienda de Mazaryk o en la boutique de El Palacio. Para los hombres el ejemplo sería: o vas a la concesionaria o a una feria automotriz.

Entendiendo todo desde este punto de vista, mi ansiedad por saber qué tienen de malo las ferias de arte cesó y entendí que, aunque el arte es muy personal cada quién lo vive de una forma diferente (como debe de ser) y que estas formas a los que nos gusta, entendemos y compramos arte de vez en vez nos parezca una payazada, para algunos artistas es necesario y útil ser parte de estas ferias.

Finalmente, y un punto importantísimo, sí, los artistas y galeros el 80% de las veces o están de malas o parece que son o representan a Salvador Dalí y nadie los merece. Yo también estaría de malas viendo pasar a gente que le toma fotos a mi obra para subirla a Facebook o meterme a Facebook y ver que todos critican la feria en la que estoy exponiendo.

 

Leave a Reply

UA-46250580-1
%d bloggers like this: