LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

Relájense, el futbol es futbol

El futbol siempre me ha dado igual. En algún momento lo jugué durante mi infancia (muy mal, por cierto) porque mi mamá no me dejó boxear y mi papá no me dejó bailar ballet. A veces veo el futbol para tener tema de conversación. No obstante, aunque este deporte no me podría importar menos, hay algo que sí disfruto: la derrota americanista. El América es un equipo que me enseñaron a odiar y con el paso del tiempo fui recopilando más razones para odiarlo. Todo me parece molesto de este equipo: desde lo que representa hasta su porra.

Por eso, no puedo negar que ayer me dio mucho gusto ver al América perder contra Tigres en la final de la liga mexicana. También fue muy divertido ver todas las publicaciones ardidas de los americanistas que tengo en Facebook y Twitter. Todo era risas hasta que empecé a notar un común denominador: había gente que se estaba enojando. Enojados de verdad. Fue en este momento que me empecé a preguntar por qué tenía a esta gente en Facebook.

Nada tiene que ver con que sean americanistas. El director de teatro de la compañía a la que pertenecí durante la Universidad es una de las personas que más quiero y es americanista. Tampoco juzgo a nadie por gustar del futbol porque me parece muy clasista e ignorante la aseveración de que el futbol es para “pobres” y “nacos”. Lo que no termino de entender es que haya gente genuinamente enojada. Comprendo que estén tristes o decepcionados pero ¿enojados? Perdón pero esto yo lo interpreto como una señal de clara inmadurez.

Recuerdo que hace poco, cuando Zayn Malik salió de la banda One Direction, leí lamentos extremadamente dramáticos en redes sociales de niñas pre-adolescentes. Muchas de ellos insultaban a Zayn y se grababan llorando. Creo que cuando somos chicos y apenas estamos encontrando una identidad propia tendemos a confundir nuestros gustos con quienes somos. Por eso muchas de estas niñas se tomaron muy personal la salida de un miembro de su grupo favorito. Eso mismo vi ayer cuando el América perdió en penales: niños chiquitos (a pesar de tener entre 20 y 40 años) tomándose a pecho la derrota de su equipo.

Aunque no me gusta, estoy consciente de que el futbol es un deporte que une a la gente. De todos modos, siempre he considerado muy arrogante asumir que algo está mal sólo porque no te gusta. El punto es que, a pesar de que el futbol trae cosas increíbles, también crea separatismo. Yo no creo que esto sea culpa del deporte en sí, sino de una falta de criterio que le impide ver a la gente que el futbol es un juego. Está hecho para divertirnos. Es un tipo de entretenimiento y tomarse a pecho el entretenimiento habla de un bagaje cultural pobre. Yo soy fan de Pedro Almodóvar y no me gustó su último filme ‘Julieta’, pero no por eso salí del cine a insultar a todos.

Leave a Reply

UA-46250580-1
%d bloggers like this: