LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

Seis cosas que extrañas de la escuela

Dicen que nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido y ¿Saben qué? Si es cierto.

Hace unos días pasé por  mi ex escuela y pensando en todas las cosas que viví ahí recordé todas aquellas que en algún punto maldije y que hoy  me gustaría tener de regreso. Por eso hice esta pequeña lista de las seis cosas que todos extrañamos de la escuela, cosas que en algún momento odiaste pero que, siendo sinceros, preferiríamos seguir teniendo, yo les digo: “happy problems” .

Despertarse temprano. Quizás antes no lo valorabas, pero ahora te das cuenta que era mejor despertarse de madrugada para entrar a clase de 7am y babear la banca del salón, que pasar una hora y media en el tráfico y llegar corriendo a la oficina con el café chorreado.

Procesos administrativos. Ir a Servicios Escolares, armar horarios, sellos de actividades etc…Cada inicio de semestre parecía rally y lo odiabas. Ahora sabes que todo eso era mejor que pagar impuestos y presentar tus declaraciones en Hacienda.

Ropa. Aunque en este cultísimo portal nadie está a favor de la fodongues, la realidad es que poder llegar a clase de 7am con la pijama abajo de los pantalones era una completa bendición, sobre todo en Diciembre. Ahora solo nos queda esperar al “viernes casual”.

Reprobar. Tus papás te odiaban, la maestra no te ayudaba y aunque pidieras revisión de examen siete veces jamás llegarías a las calificación que necesitabas. Ahora prefieres reprobar matemáticas y repetir el examen que perder tu bono o peor ¡Un cliente!.

Estacionamiento. Todas las escuelas, universidades, preparatorias del mundo sufren por el mismo problema. ¿Cuantas veces llegaste justo a la hora de tu clase y no pudiste entrar porque el estacionamiento estaba lleno? Hoy prefieres hacer corajes por no llegar a tu clase que esperar en la lista de RH para conseguir tarjeta de estacionamiento en tu empresa Godín o no acordarte por cuanto tiempo dejaste el parquímetro.

Comida. Papitas, quesadillas, sandwiches, molletes…el paraíso de la comida para ti que, cuando eras joven, tenías un metabolismo que obedecía y cedía ante tus antojos. Ahora tienes que comer en tuppers, en el comedor de la empresa o gastar la mitad de tu quincena en el restaurante de la esquina evitando ensuciarte con la credencial de la empresa colgada.

La escuela no era tan mala como parecía, para los que estudiamos carreras que nos exigían ir a Hiperlumen a las 5 am más que carrera era un deporte extremo contra el tiempo. Ahora, lo que único que nos queda es aprovechar las promociones que esta temporada de regreso a clases tiene para los que ya somos adultos y usamos zapatos de vestir todos los días

¿Ustedes qué extrañan más?

 

Leave a Reply

UA-46250580-1
%d bloggers like this: