LMYK

LMYK es una plataforma multimedios creada para todo aquel que busca lo más nuevo y quiera redescubrir lo cotidiano. El portal es el reflejo de un gran equipo de colaboradores especializados y apasionados por este mundo en donde todo el tiempo hay movimiento.

Un poco de historia

Con el verano en puerta, el equipo de LMYK se dio a la tarea de investigar sobre los destinos más concurridos por los turistas en México. Y si, la mayoría son destinos de playa.

Una vez por semana, hablaremos un poco de estos lugares, pero desde un punto de vista histórico.

El primer destino es nuestro queridísimo y siempre maltratado Acapulco.

Acapulco nació como punto de interés turístico a principios de la década de los 50´s. En 1949 se construye la ahora conocida como Costera Miguel Alemán y en 1950 se inaugura la carretera Escénica si esa que algunos usan para ir a la playa del Princess.

Aunque no es un dato “oficial”, la mayoría de los historiadores están de acuerdo en el “Por qué” del auge de Acapulco.

México necesitaba un punto turístico internacional, y nuestro campeonísimo presidente en turno, Miguel Alemán Valdez decidió que Acapulco era el lugar.

Alemán tenía muchísimos cuates en Estados Unidos, cuates de lana, y cuates que tenían ciertos problemas con temas de dinero. Se dice que Acapulco se diseñó como “punto de lavado”  para todos aquellos muchachos que querían limpiar su lanita proveniente de lugares como Las Vegas, Atlantic City y Nueva York, ósea, lana de casinos, no sabemos si esto fue verdad pero les pasamos el chisme.

Así fue como muchos empresarios y artistas norte americanos voltearon a ver a la “Perla del Pacifico” e invirtieron y construyeron hoteles en lo que era un paraíso.

Acapulco era un lugar con vegetación selvática y un elemento que pocos lugares y destinos de playa tenían: Una bahía. La bahía ofrecía una barrera natural, por lo que el oleaje era calmado y perfecto para los bañistas gringos. Decimos gringos, porque el “boom” del mexicano en Acapulco se dio unos años después.

Hoteles como Los Flamingos, Las Brisas, El Mirador, Boca Chica se abrieron para recibir a la crema y nata del mundo Hollywood.

Los Kenedy tuvieron su luna de miel en Las Brisas, John Wayne, Cary Grant, Errol Flynn, Johnny Weissmuller y algunos otros eran dueños de Los Flamingos. Elvis grabó y se hospedó en El Mirador. Frank Sinatra era recurrente visitante del puerto así como Elizabeth Taylor y Richard Burton quienes podían ser vistos en el Villa Vera del cual su dueño, Teddy Stauffer, un músico suizo, era propietario.

En fin, estrellas de todo el mundo crearon  el St. Tropez Americano. Acapulco era el lugar para estar.

Las cosas fueron mejor en los 60’s y 70’s gracias a la revolución cubana. Ahora, no solo las estrellas si no que todos los turistas americanos, y nuevos mexicanos, visitaban Acapulco ya que La Habana había dejado de ser un punto de interés.

Hilton, Ritz, y demás cadenas abrieron resorts de primer mundo.

El Aeropuerto, obra del arquitecto Mario Pani, se volvió un hito arquitectónico. Junto con el flamante club de Yates cerca de las míticas playas de Caleta y Caletilla. No había manera de parar esto. La época de oro del turismo mexicano.

El glamour fue muriendo junto con los acaudalados visitantes y el puerto cayó en una época medieval.

Televisa intento resucitar el glamour en la década de los 80’s y 90’s pero Acapulco dejo de ser un punto de interés de los norteamericanos gracias a la creación de otros puntos: Cancún, Puerto Vallarta, Ixtapa y sobretodo Cabo.

Acapulco se volvió el bastión defeño, se transformó y dejo los trajes de seda. Lo cual no estaba mal. El gobierno descuidó el puerto a tal grado que hoy, Acapulco es solo la sombra de lo que fue.

Algunos nostálgicos preferimos una copa en Los Flamingos o en  Boca Chica a visitar algo en Puerto Márquez o la zona más “new rich” del país: Zona Diamante.

Desde hace algunos años, existe un grupo de inversionistas que están tratando de resucitar el Acapulco Clásico, y espero, con todo el cariño que le tengo al puerto, que la historia haga justicia y las nuevas generaciones de hipsters encuentren en la parte “vieja” de Acapulco un lugar lleno de historia, arquitectura y diseño.

 

 

Leave a Reply

UA-46250580-1
%d bloggers like this: